Iluso él, perdió la fuente de su poder sobrehumano, la peluca. Dalila un día la cambió por un cartón de cigarros, y así llego a nuestras manos, previa coima de ley. Yo (aka El Tunche) y mi hermano gemelo de distinta madre y padre (aka El Minotauro), contamos con la pelucadesansón, la cual nos adjudica el poder y derecho divino de criticar, joder y pastrulear a quemarropa. Tú! ven y hazte acreedor de alguna mecha de la peluca, poder infinito de opinar y divagar libremente. NO LO LEASSSSS

22.2.10

カラオケ (kara ōkesutora)

El otro día fui a las Terrazas de Barranco (si quieres chupas si quieres no chupas, si quieres bailas si quieres no bailas, si quieres comes si quieres no comes, salad bar, parrilladas con los hermanos Salamon). Es un lugar bastante decadente en pleno parque central. Entras por una gran terraza (asumo que por eso el nombrecito) y de allí comienzas a subir escaleras. Subes nomas hasta llegar al último piso y toparte con un Karaoke. No temas, que aunque no parezca, al final llegas sano y salvo. El lugar es como hacer un viaje al pasado. Desde que compraron esos equipos no les deben de haber pasado ni una franela. Los televisores son de tubos, los parlantes son de la época del tranvía y el micrófono, aunque inalámbrico (que tecnología!), debe tener más bacterias que laboratorio de Essalud. Pero bueno, al fin y al cabo es un Karaoke con todas las de la ley, y lo que importaba es el calor humano, que por cierto había de sobra (los ventiladores parecían relojes –ojo con esta analogía que es súper fina, el que la entiende se lleva de regalo su cocina Surge – y el sudor se apoderó inmediatamente de nosotros).

Lo que sí, era un lujo tener casi todo el lugar para nosotros, que no éramos pocos. Salvo una parejilla que le gustaba cantar las de Maná y Bacilos, pero que al final sucumbieron a nuestra presión y se marcharon, dejándonos allí sí, todo el local para sentirnos dueños por completo. La noche comenzó, como no podía ser de otra manera, con el carioca Roberto Carlos y su clásico “El gato que está triste y azul”. Ir a un Karaoke y no cantar esta canción es como tirar y no llegar al orgasmo. Obligado. La verdad que nunca entendí bien el nombre, me parece el peor nombre para una canción, pero nadie le puede quitar a Robert el exitazo karaokiano que ha tenido. Creo que hay una ley internacional que esa canción sólo se puede pasar en los Karaokes. La salsa también se hizo presente, consolidándose con grandes hits como lluvia, devórame, dame un beso así, entre otras. La noche se puso álgida, cuando al ritmo de Gitana de los Cadillacs, las Terrazas estuvo a punto de convertirse en escombros, la gente enloqueció y no paraba de saltar desaforada y libremente. El meneíto marcó un hito en la velada, para darle pase a otro gran clásico de Los Iracundos como lo es Puerto Mont (chan chara chan chara chan chan). Cuando ya nuestros cuerpos y nuestras voces no daban más, y la municipalidad obligaba al local a cerrar, un poco de Axe Bahía nos recargó de energías, para continuar la madrugada por otros lares. Para mi fue una noche memorable, redescubrir un lugar después de tantos años, y pasarla tan bien el dia indicado, con la gente indicada.

El Karaoke es la posibilidad de un cantante frustrado como yo de poder agitar las cuerdas vocales y desinhibirme frente a un grupo de colegas, que no están allí para juzgarme ni para calificarme, tan solo para divertirse y acompañarme en mi emoción, de sentirme por algunos minutos, el dueño del escenario. Que les puedo decir, fue una real payasada!

Dato Histórico:

El karaoke se origina en Japón, cuando al cantante Daisuke Inou se le ocurrió crear una máquina para que la gente cantara sus canciones, debido a la gran demanda de sus fans que le pedían les grabe su música para poder cantarla. Es así que se convierte en un entretenimiento bastante popular entre la juventud nipona. Hoy existen los Karaoke pub, lugares similares al terrazas, aunque bastante más modernos, donde la gente acude a pasar un buen momento entre amigos. En lima yo recuerdo el Karaoke del Hotel Country, ya hará unos 15 años o más. Cuando el hotel estaba venido a menos, y podías entrar y chupar siendo menor de edad. Pero Lima nunca ha sido ajena a este tipo de entretenimiento, ya que en la avenida Aviación podemos encontrar varios de estos lugares, y por lo general los grandes casinos recientemente inaugurados tienen también grandes salas, bastante wichas por cierto. Así que la capital nos ofrece Karaokes para todos los gustos y todos los bolsillos, porque eso sí, una buena karaokiada tiene que ir bien acompañada del traguichi de su preferencia. Eso para desinhibir un poco el alma y para que también sea rentable para los propietarios (las utilidades que deja el alcohol son muy jugosas).

Ahora que si no te gusta cantar, también puedes disfrutar de un buen “karaoke”, que nunca viene mal. Provecho!

*Les paso esta página que está bastante simpática, si son tímidos y quieren practicar en sus casas, y también pueden enterarse de cuan desafinados son: http://www.karaokeparty.com/en/songs


5 comentarios:

Vane dijo...

Wiflas! Usted no para de darnos sorpresas! No sabìa que tambièn escribìas! Me he matado de risa recordando esos momentos karaokianos...sòlo que no recuerdo muchas de las canciones que dices, seguro el orden està alterado y las salsas las tocaron cuando ya me fui y ustedes estaban a punto de partir rumbo a la aventura de los parques jajaj Buenìsimo. Vane

Pame dijo...

Ese Mark! gracias por guardar para la eternidad esa noche de Karaoke =) asì no nos olvidaremos ni de las canciones que cantamos =) lo max!

Ojala se repita!!!

fiorella dijo...

es alucinante el gran gusto del peruano por los karaokes!, la mejor combinación para mí es la que está por la arequipa con risso, el clásico pollito a la brasa NORKY´S y su salón especial con karaoke, gran combo!

Quizás el karaoke sea al canto como el blog a la escritura

saludos a la peluca todita ;)

Alex dijo...

Grande Mark!!!
Una muy buena experiencia la que describes!!!
Gracias por escribirla!!!

El Minotauro dijo...

Claro Fiore, me olvide del Norkis, una vez en Ica fui a ese karaoke, es muy necio cantar después de un pollo a la brasa.
Lo de la analogia con los blogs, me gustaria pensar que escribo mejor de lo que canto ja ja ja, en todo caso me gustó bastante esa comparacion!
creo que a la cultura combi podriamos darle un espacio tambien a la cultura karaoke.

Mark? quien es ese? yo aca solo conozco al Minotauro (Mino pa los amigos).