Iluso él, perdió la fuente de su poder sobrehumano, la peluca. Dalila un día la cambió por un cartón de cigarros, y así llego a nuestras manos, previa coima de ley. Yo (aka El Tunche) y mi hermano gemelo de distinta madre y padre (aka El Minotauro), contamos con la pelucadesansón, la cual nos adjudica el poder y derecho divino de criticar, joder y pastrulear a quemarropa. Tú! ven y hazte acreedor de alguna mecha de la peluca, poder infinito de opinar y divagar libremente. NO LO LEASSSSS

9.3.09

Life aquatic














Los hombres (hablando como género) se pueden categorizar y etiquetar con algunas variables dicotómicas. Estas variables, según mi no tan humilde opinión, son infalibles en esta tarea separacionista ya que considero que no hay hombre que sea incapaz de alinearse en alguna de ellas o las vea con extrañeza. Como ejemplo claro de estas variables están:
-Hombre deportista versus hombre sedentario.
-Hombre admirador de prominencias femeninas en zonas bajas del cuerpo versus zonas algo más altas.
-Hombre de mar versus hombre de tierra firme (con alguna posibilidad de una tercera que sería la de hombre de aire pero me malograría la idea así que dejémoslo afuera).

Yo, el Tunche, me clasifico como: Hombre deportista admirador de prominencias femeninas en zonas bajas del cuerpo y adorador del mar. Nunca más clara mi identidad, no hay nada más específico en mi que esa definición.
Ahora bien, este sucinto preámbulo (o delicioso entremés) no es más que una excusa mía para contarles sobre dos experiencias personales basadas en mi relación con el mar. Trataré de darle infinitamente más énfasis a la historia en que me retiro como un adalid/héroe/genioyfigura/protector/superheroe que a la otra (una de muchas lamentablemente) en que me convertí en víctima/sonsoalegre/llorón.

Historia número A
Me remonto a cuando era tan solo un pequeño Tunchecito de nueve años. Me encontraba en la playa de frecuente veraneo familiar que como particularidad tenía que en momentos de marea baja era posible cruzar caminando desde la orilla hacia una isla cercana con el agua llegando tan solo hasta los tobillos. Era toda una aventura ese islote. Un parque de diversiones infantil para los futuros acuamanes y toyomanes.
Una tarde, decidimos ir al parque de diversiones acuático, bajo la guía del Tunche mayor la comitiva era conformada por un primo (13 años), su amigo (13 años) mi hermano menor ¨Little Tunche¨ o Chuncho (usted elija el nickname) y un servidor.
Tras una tarde de risas y chapuzones decidimos volver. Al emprender el camino de retorno notamos con algo de suspicacia que el agua ya no nos llegaba a los tobillos, sino bastante más arriba. El Tunche mayor ordenó acelerar el paso ya que las condiciones se estaban poniendo en contra nuestra. De un momento a otro me vi nadando (ya sin tocar piso) al fondo de la fila india que se formó espontáneamente y en orden descendente de acuerdo a las capacidades en estilo libre y mariposa, yo aún no perfeccionaba el estilo perrito (a pesar de haber llegado eventualmente a la piscina 4 de Walter Ledgard). El Tunche mayor, como es obvio, había tomado al Little Tunche para ponerlo en zona segura con la intención de volver por mí. Yo seguía luchando contra las olas que poco a poco me impulsaban contra las puntiagudas y filosas rocas que se encontraban a mi derecha. Luchaba como un muymuy contra la corriente del rio Rimac. Hizo su aparición el pánico consumiendo mis pocas energías restantes. Me dí cuenta que pasaba más tiempo debajo del agua que en la superficie lo cual no me dió buena espina (chico inteligente desde niño...), aparecieron los flashbacks de mi aún no muy fructífera vida (eso no es verdad, pero en historias cercanas a la muerte es necesario hablar de los flashbacks, pero repito, no vi nada, solo agua espumosa y rocas esperando ansiosas de recibir mi prominente cabeza).
Cuando ya me estaba despidiendo del mundo (un toque más de drama siempre es importante) y empezaba mi camino hacia el fondo del vasto océano Pacífico como una piedra, sentí una mano (divina?) que de un solo tirón me saco del fondo y me hizo ver la luz del sol nuevamente. Era el amigo de mi primo, disfrazado de Mitch Buccanon, que sintió el impulso de salvar a este joven narrador y ponerlo a buen recaudo.
Gracias ¨Mono Blanco¨ te debo una.

Historia número B
Hace un par de años me encontraba en la playa de frecuente veraneo de la familia de quien era mi enamorada en la época y como todos los días soleados decidimos (ella decidió, soy hombre...) que era momento de entrar a acariciar el mar. En el corto trayecto que nos separaba de la orilla nos encontramos con una amiga que no veíamos hace mucho. Hagan la suma. Se inició una conversación de actualización entre ambas féminas con potencial de durar un par de veranos enteros. Estábamos sin exagerar a 738 grados centígrados y con el agua a temperatura ideal coqueteando con mis pies por lo que decidí adelantarme a mi novia.
Estuve unos 15 minutos corriendo olas ¨a pechito¨ sin darme cuenta bastante alejado de la orilla. Cuando de un momento a otro escucho los gritos, bastante lejanos de alguna angustiada garganta. Volteo hacia la izquierda y como a 20 metros de mí veo a un hombre gritando y señalando hacía adentro entre las olas. (Aquí viene la parte de la historia en que todos tienen que decir Ohhhhhh, que tal héroe, eres lo máximo y todos las calificativos gloriosos que deseen) Inmediatamente entendí lo que ocurría (de nuevo, chico inteligente...) y sin pensarlo me enrumbe en el mejor estilo Michael Phelps (aunque no creo que el nade estilo perrito no?, en fin) hacia donde estaba esta figura en peligro. Nade y nade hasta que llegue a donde estaba este tipo, mucho mas pesado que yo y presa del pánico.El era incapaz de hilar una oración y yo ya me encontraba agotado físicamente (pero no mentalmente, así somos los héroes). Una vez que llegue a calmarlo, instintivamente se prendió de mi cuello impulsando todo su peso sobre mi cuerpo. Fueron unos 15 segundos que luchamos, yo para mantener el control y la calma y él para sobrevivir. Cuando me tragando mas agua de lo deseado procedí a estamparle un fuerte golpe en la cara cosa que lo tranquilizó demasiado para mi gusto en ese momento (me excedí supongo, si sangre en su nariz seguro que me excedí). Lo que vino después fue un drama para mí. Trataba de llevarlo hacia la orilla pero las corrientes y las olas no ayudaban en el proceso. Calculo unos 10 minutos de lucha y ningún Baywatch peruano se asomaba, solo veía un tumulto de gente en la orilla gritándome. Asumí que no quedaba otra más que seguir luchando. Para hacerla corta, al borde del colapso físico (mental nunca! así somos los héroes) logré sacarlo/me del caprichoso y vengativo mar.
Salí del mar, me senté en la orilla extenuado y súbitamente oigo aplausos de gente desconocida y abrazos que supongo eran de conocidos de la víctima. Recuperé el aliento, me levanté y enrumbé hacia donde se encontraba mi novia aún charlando amenamente con su amiga sin haberse percatado de lo acontecido. Me preguntó risueñamente donde estaba. Solo le respondí: ¨Bañándome en el mar¨.

ASÍ SOMOS LOS HÉROES!!

Bueno, luego de este autobombo, demostración de carencias y de baja autoestima por parte de mi persona les dejo el trailer de una de mis películas favoritas ¨Life Aquatic¨ del genio Wes Anderson.


22 comentarios:

Sebastian dijo...

Hahaha
oe Tunche eres todo un heroe caray!!! Pero es de verdad la historia o es inventada. Sie s verdad Wowww y si es inventada muy buena igual.

Saludos a los pelucas
A por cierto yo me catalogo como :
Hombre deportista adorador de las pechugas opulentas y hombre de mar sin duda.
Muy buena tu clasificacion, muy exacta

Anónimo dijo...

TUNCHE
ME PASARON EL DATO QUE ERES UN HEROE
SOY AQUAWOMAN Y NUNCA PASE EXPERIENCIA SIMILAR
SI ES CIERTA TU HISTORIA NO VAYAS AL DESIERTO ENCONTRARIAS OLAS DE ARENA
ME GUSTAN TUS HISTORIAS ME HARE TU FAN DESDE AHORA EN ADELANTE

Anónimo dijo...

Tunche
Me estas enamorando poco a poco con tus posts, mas con este que dictas ser un heroe!

Me haría la ahogada solo para que me rescates TU en "estilo perrito"

Anónimo dijo...

Dear Tunche...te logro imaginar como el mitch bucanan de Agua Dulce... lo que no logro imaginar es si te enfrentabas a las temerosas campanas de un mar como punta negra o villa, o si mas bien eran las voraces aguas del casino en ancón?

El Tunche dijo...

jaja
a ver, la primera historia ocurrió en Puerto Fiel.
Y la segunda en el traicionero mar de Pulpos.
Así somos los héroes pues.

Moss dijo...

Grandes historias ambas... D haber sabido, t llevo en mi equipaje en mi último viaje, xq le tengo pánico al mar... Siendo yo mu pequeñita, fui con mi familia a Acapulco y estaba yo tan feliz jugando en la orilla con un cubo y una pala a hacer in castillo de arena... Vino una ola gigante y se llevó todo, mi castillo, mis juguetes y a mi, chiquitina e indefensa!! X ahí q un primo estaba cerca y me sacó del agua, pero ya me había yo raspado toda y tragado un montón d agua y arena! Mu feo!!
Ahora soy una mujer cero deportista, con gusto clavado a los hombres delgados y altos y mujer d playa (mas no d mar)

Tunche, ya t veo coleccionando fans! Oye, pero espero q haya derecho d antigüedad! Ooohh mi heroooeee! Un beso..

Anónimo dijo...

Tunchito la voz hubiera sido que la historia transcurra en el mar de ancón así hubiera sido más graciosa...

Por otro lado, denoto cierta conotación sexual en eso del estilo perrito.. ja,ja,ja!

Mariana dijo...

Y resulta que tambien sos un heroe mi adorado tunche? sos un groso que te puedo decir!
Y la verdad que me gusto esa definicion de hombre fanatico de las colas. Esa es mi mayor virtud!! hehe somos tal para cual querido..
Casate conmigo nene!

Besos para los pelucas, aguante la peluuuuuu

triana dijo...

Entonces, la peluca tiene a su propio Michael Phelps, no?, nuestro Bay Watch de la bahía deee Paracas?... Ay Tunchecito, veo que no te han faltado "momentos Kodak". Bueno, las situaciones no eran jocosas, pero la forma que lo has contado eso sí que ha sido para la risa. Me encantó lo de los "supuestos flashbacks" (jaja) que muchos aseguran se experimentan a la hora de la verdad. Te felicito por mantener la calma en los dos casos, difícil ya lo sé, pero primordial. Yo me declaro adoradora del mar y también he tenido un percance serio (casi aparezco en el atlántico), pero pude mantener la calma, más que todo porque nos pasó a mi hijo y a mí cuando la corriente nos arrastró al fondo. Si él me veía que entraba en pánico, de hecho que se lo contagiaba, así que: take it easy Triana.... y luego de unos minutos -que me parecieron siglos- pudimos recibir ayuda. Te felicito porque la amergencia te hizo reaccionar inmediatamente, a otros, simplemente los paraliza y no atinan a nada.

Denise dijo...

Esa Triana la Pamela Anderson perucha!
haha
Yo me ahogue una vez, pero volvi a nacer como Yisus!!
Muy bueno el post Tunchesini!!
besos pelucasssssssssss

Moss dijo...

BTW, Wes Anderson es un genio, no he visto Life Aquatic, pero amé The Darjeeling Limited y The Royal Tenenbaums... Voy a tratar d localizar la peli en cuestión, resulta complicado, xq en los blockbusters solo tienen exitazos de la talla de Arma Mortal I - IV, jejeje..

triana dijo...

Denisita, y es que la Pam Anderson con esas sili, no se ahoga ni en un tsunami grado 10...je! (qué picona, no?).

Pero, cuéntanos qué te pasó cuando dices que te ahogaste y resucitaste, anda, dí que sí, ya?.

Saludos peluquitas

Denise dijo...

Esos globos horribles a quien le gustaran? (envidiosa haha)
Si Triana, me meti al mar y no podia salir, me hundia y las olas llegaban y me daban horrible...pero entro un cholobaywatch y me cargo como una bolsa y me saco en un porraso.
Mi heroeeee

triana dijo...

Me alegra Denisita que todo no haya pasado de un gran susto. Sirve para ser más cauto y no tan confiado.

Abrazo

·M· dijo...

Tunche!
Será que este post tiene toques de adorable o es q amanecí sensible hoy?.

(Entiéndase por adorable algo estilo lo que siente una tía cuando la coge contra los cachetes de su pobre sobrino. Pero lo mío hoy está en proporciones menos peligrosas y más racionales)

Anónimo dijo...

OE .. TUNCHE porque inventas... yo estuve en la playa cuando transcurrían los hechos de la historia B... y si mal no recuerdo se metió un salvavidas a sacarte a tí y al otro individuo...

El Tunche dijo...

A menos que seas mi ex , lo cual dudo, me parece que no estuviste presente para observar mi hazaña, amigo anónimo.
Pero entiendo tu envidia, los héroes somos concientes de las pasiones que generamos.
Así somos los héroes...

Julieta Abiusi dijo...

Casualidad q tb escribi una cronica acuatica. Nada como las historias bajo el agua!

Anónimo dijo...

aprovechando la mención sobre el mar de ancón.. colaboren con esta causa...
www.noalpuertodeancon.com.pe

El Tunche dijo...

El Tunche y el Minotauro ya se hicieron presentes en dicho listado de apoyo.
No al abuso de autoridad ! Power to the people! Barney no es Gay solo es amaneradito!

Ojo, pestaña y ceja... dijo...

Tunche:
Falto la historia C, que en verdad deberia ser B, porque transcurrio primero.
Aquella historia de: "Dile al flaquito que se tranquilice"

Beatriz dijo...

Así somos los heroes ! jojojo
Linda crónica marina querido.