Iluso él, perdió la fuente de su poder sobrehumano, la peluca. Dalila un día la cambió por un cartón de cigarros, y así llego a nuestras manos, previa coima de ley. Yo (aka El Tunche) y mi hermano gemelo de distinta madre y padre (aka El Minotauro), contamos con la pelucadesansón, la cual nos adjudica el poder y derecho divino de criticar, joder y pastrulear a quemarropa. Tú! ven y hazte acreedor de alguna mecha de la peluca, poder infinito de opinar y divagar libremente. NO LO LEASSSSS

19.11.09

Como te extraño

En francés el verbo extrañar no tiene una traducción literal, pero se traduce como una carencia, es decir que yo extraño algo me hace falta. Si bien la palabra extrañar tiene varias acepciones en nuestro idioma, es la añoranza a la que el francés hace referencia en su traducción. Esta añoranza viene cargada de melancolía, que suele ser por apreciar el verdadero valor de lo perdido cuando ya no lo tenemos. Esto sucede frecuentemente en el amor. Nos damos cuenta de lo buena chica que era cuando ya la hemos dejado, y muchas veces es difícil poder recuperarla, o directamente eso nunca sucede. Pero en realidad no quiero hablar del extrañamiento de una fémina que no pudo ser, porque me deprimo, y la verdad que ni tengo ganas, ni vale la pena.

Por lo que si tal vez puede tener un poco más de sentido lamentarse es por una serie de pérdidas que hemos sufrido los limeños con el paso del tiempo. Lima ha sufrido muchos cambios en las últimas décadas, a raíz de la apertura, crecimiento económico y cambios sociales importantes que en los últimos 30 años (de los cuales puedo dar fe) han ocurrido. Es así que el perfil capitalino se ha modificado, trayendo consigo el cierre de diversos establecimientos, productos descontinuados o momentos que no se volverán a repetir. Quiero rendir un gran homenaje a todos aquellos que nos han dejado, y decirles que en el fondo de mi corazón existe la esperanza que en algún momento nos volvamos a encontrar jipi jai jai jipi jipi jai.

Querido Chefers, te busco por las esquinas y ya no te veo, te has ido para siempre, pero has dejado en mí una huella imborrable. Como quisiera algún día poder volver a saborear ese amasijo frito en una plancha mesclado con sus papitas al hilo y todas las salsas.

Davory de mis amores, todavía no encuentro un sanguche de pavo tan rico como el tuyo, los que encuentras ahora ya no son lo mismo. Tu club sandwich y tu hotdog nadie los ha podido imitar. Si tan solo pudiera volver a tomarme una cremolada de cherry (código #2234 – colorante - AG-31 -sabor CH) me conformaría. ¿Para qué creciste? ¿Porque te cambiaste de lugar? Miguel Dasso todavía sufre tu ausencia y te llora. Ya nada ha vuelto a ser igual desde tu partida.

Todos los domingos con papito voy, a tu caballito y una vuelta doy, pacata pacata pam pacata pacata pam. Cada vez que iba al BBQ cantaba esta canción subido en un juego mecánico con forma de caballo que funcionaba con un “RIN”. Ahora se ha convertido en la playa de estacionamiento de un conocido supermercado que una familia china se lo vendió a un chileno (¿se han dado cuenta de la manía que tenemos de hacer referencia a algunos establecimientos sin decir su nombre por creer que le estamos haciendo publicidad gratis?). Me llega al pincho que se hayan tumbado el BBQ (Bar – Bi – Quiu) para que sea la cochera de WONG.

Si bien nunca he sido muy dulcero o golosinero, extraño con toda mi alma el caramelo Monterrico. Que no era otra cosa que un caramelo con sabor de caramelo (Caramel), que tenía además un tamaño y forma perfectos. A veces venían un poco pasados y podías morderlo como una fruna, pero igual eran riquísimos. Y que me dicen de los perdigones, esas bolitas de chocolate rellenas de algún elemento muy crocante, duro y amargo (presumo que era una especie de caramelo), eran ricos y feos a la vez. ¿Qué ha sido de la vida del chupete Picolín? El Cocoroco perita cumple su función pero nada como su versión en chupete. Otro que nos dejó fue el Graps. Ese híbrido de caramelo, fruna y chicle de menta que era genial, además sus reclames eran bastante buenos también. El dulcero que nos esperaba a la salida del colegio tenía una forma peculiar de dar vuelto, lo hacía con unos chicles de chicha buenazos, que al final mas allá de recibirlos como vuelto los usabas para redondear tu cuenta (-Hueso, ¿cuánto va? - S/.3.2 - ya ponme 8 chicles de chicha y lo cerramos en S/.4.0). Otro chicle que pasó a mejor vida fue el 2 en 1, un grande. El mito de que los Tico-Tico han regresado, yo no los he visto todavía, pero que genialidad de golosina. Harían bien los de Chipy o Lays en lanzarlo de nuevo al mercado.

Igual que los Molicrocs, menos geniales, pero igual esas rejillas de queso eran una delicia. ¿Palipapas alguien? El que sí está amagando de una manera muy ingrata es el Sorrento. Me voy, regreso, me vuelvo a ir, regreso en edición limitada, después desaparezco nuevamente. Yo creo que le va a pasar la de Pedro y el lobo, pero igual que rico era ese bastardo, que buen chocolate carajo. Cada vez que me comía uno entero me daba un ataque de asma de la conchasumadre.

Después de tanto dulce no había como una buena Pasteurina heladita, o una IQ de naranja (aunque esta empalagaba un poco también). La que no veo hace tiempo es la Piña Canada Dry, ¿la siguen vendiendo o también pasó a mejor vida?

Acaban de abrir en Trujillo Oeschle, después de no sé cuantos años, y pronto se alista para poblar nuevamente la capital. ¿Correrán la misma suerte Monterrey y Scala?

De los restaurantes que más extraño son 2 pizzerías. Una convertida ahora en un exitoso café yanqui que ha invadido el Perú y que a la gente le encanta ir (De nuevo, tan difícil es decir Starbucks la puta madre). La pizza de la pizzería de diagonal era única. Te la traían cortada en cuadraditos y la comías con tenedor. La masa delgada era crocantita y la salsa de tomate era más que una salsa de tomate. Además tenían una buena ensalada, un clásico saltimboca y su cabrito al horno de leña era magnánimo. Una lástima que los mozos no hayan podido salvar esta perla miraflorina. Otra pizzería desaparecida es la Beverly. Nunca he comido una pizza tan jugosa como esa. Y el saborcito de su salsa de tomate y el orégano eran inigualables. Hicieron intentos desesperados para salvarla pero finalmente no se puedo, y hoy lamentamos su partida. Otro restaurante que nunca debió morir es el Rancho. Su pollo a la brasa no era malo, pero la vedette era su anticucho de hígado de corazón. Además de unas papas fritas sublimes y su ají y mayonesa eran también muy especiales. El Rancho se fue y se llevó consigo todo su “backyard”. El trencito, las cabañas (platillo volador, los tres chanchitos, etc.), las resbaladeras de letras de Inca Kola, los columpios 360°, los animalitos con resortes, y cuantas otras cosas más, sin dejar de mencionar a las clásicas tarjetas de invitación de payaso. Y yo que no quería llorar, que tal nostalgia.

Para alegrarme un poco me voy a comer un helado. Me provoca una copa esmeralda, pero la original. La que venía con chocolate y maní y con harta mermelada y que en el fondo te encontrabas con una tremenda roca de merengue. Que tiempos aquellos. ¿Se acuerdan esa copa en forma cónica que venía con un chicle en el fondo? Parece que Lamborgini la está reviviendo, ver para creer. Los que sí han revivido son el Esquimo y el Buen Humor, y encima los promocionan que son con la receta original. El Esquimo te la dudo, mi memoria me falla para dar fe que sea realmente el sabor original, aunque el Buen Humor si se acerca bastante.

Ya que ha salido el sol, me voy un rato a la Herradura, o mejor dicho, a lo que queda de ella. Te da la hora en todo el Perú la hora Inca Kolaaaaaa tutu tutu tutu tuuuuu son las doce.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Me haz hecho volver en el tiempoooooo y he botado mis lagrillasss para decir verdad!!! me encanto...

Jackie dijo...

Quien pueda creer de todos esos cambios... al leer este articulo me vinieron bonitos recuerdos sobre todo las golosinas, el recordar como era la escuela y como el tio te daba fiado si no tenias chavo pa pagar...good times, gracias..

fiorella dijo...

chicle dosenuno sabor a plátano ufff, venía en envoltura media amarilla, jaja mi favorito!

Anónimo dijo...

Nostalgia pura, y es que todo eso va asociado a situaciones, personas etc.

Una entrada de la refurin, Minito.

Salud

Anónimo dijo...

aunque sea de la generacion del burger king....alcance a la pina! al rancho y a la pizza del beverly...q rico! sabes q tampoco ya no hay....o hace tiempo q no veo...tico tico!!!

Sebastian dijo...

el pasado siempre fue mejor.
Yo comi tico ticos el otro dia, lo juro.

Anónimo dijo...

un clásico que la verdad desapareció fue el Bon Beef... que estaba donde está ahora el Bembos de Camino Real... La verdad que era demasiaaado bueno... y en centros comerciales te faltó TODOS...

El Minotauro dijo...

Como me pude olvidar del TODOS, si yo iba allí de chibolo a cortarme el pelo. Y bueno el Bon Beef Burguer, por supuesto, el pionero de todas las hamburguesas. Pero ahí una pequeña corrección, quedaba en Camino Real pero en una esquina, donde está ahora JetPeru.

Anónimo dijo...

el Mecano!

Donde queaba?? en camino real ceo??
Me acuerdo clarito el diseño del frontis... para la epoca recontra moderno. Las hamburguesas ..hmm ahi nomas.

El Minotauro dijo...

Recién pasé por miraflores y me di con la sorpresa de que "la casita" ya fue. ahora hay una tienda de ropa. por una parte me parece positivo porque le ha cambiado la cara a esa esquina y también el olor a grasa de varias semanas. pero quien nos devolverá esas salchipapas. QEPD LA CASITA!!!