Iluso él, perdió la fuente de su poder sobrehumano, la peluca. Dalila un día la cambió por un cartón de cigarros, y así llego a nuestras manos, previa coima de ley. Yo (aka El Tunche) y mi hermano gemelo de distinta madre y padre (aka El Minotauro), contamos con la pelucadesansón, la cual nos adjudica el poder y derecho divino de criticar, joder y pastrulear a quemarropa. Tú! ven y hazte acreedor de alguna mecha de la peluca, poder infinito de opinar y divagar libremente. NO LO LEASSSSS

22.7.11

Patriota por decreto

Cada vez me convenzo más de lo gracioso que es mi país (claro, puedes elegir amargarte y hacer bilis pero prefiero la risa). Ahora resulta que soy más patriota porque me obligan a poner una bandera peruana en la puerta de mi casa durante las fiestas patrias (sin escudo, porque esas banderas se las dejamos a las instituciones gubernamentales que por supuesto son mucho más patriotas que nosotros). Si no cumples con tu deber “cívico” te ponemos unas multaza, así mejor que seas patriota porque si no viene el cuco y te come. Todo acá se maneja de esa manera, cuando queremos ciudadanos, penalizamos el bolsillo y a cocachos aprenderán. Lo más triste de todo es que ni así, porque veremos “linda” la ciudad, embanderada por un par de semanas entre julio y agosto, pero el resto año, bien gracias, podemos ser los peruanos más cochinos, irrespetuosos, individualistas y achorados, pero que patriotas que somos. Claro, es más fácil poner una multa que incentivar el patriotismo como se debe, y además nos zurramos en todos los peruanos (que nacieron en este pedazo de tierra llamado Perú) que ejerciendo su libertad no les da la puta gana de ser “patriotas”, igual hay que respetarlos. Nadie me puede obligar a sentirme orgulloso de algo, esa es una decisión personal. El patriotismo más extremo seria aquel que pone la patria y sus intereses por sobre los individuales, pero acá se mide más bien por cuantas escarapelas me pongo en el pecho. Acá el patriota es el canta el himno más alto, no importa que no pagues tus impuestos o le faltes el respeto a un sereno. El patriotismo no se construye en base a símbolos sino al revés, son las actitudes que demuestran mi amor por la tierra que me vio nacer y luego se utilizan los símbolos para poder enorgullecerse de esa actitud que nos hace grandes primero como personas, luego como ciudadanos peruanos, y si nos ponemos exquisitos como ciudadanos del mundo.

Soy patriota porque amo a mi patria.

Soy patriota porque pago mis impuestos, a pesar que la SUNAT me trata como si fuera un delincuente y además estoy convencido que un gran porcentaje de ellos se los “llevan” los políticos, llámese congresistas, entre otros.

Soy patriota porque no coimeo al tombo y hago que me ponga mi multa, a pesar que preferiría que esos soles vayan a la panza del policía corrupto, que a pesar de ello arriesga su vida por un mísero sueldo y pertenece a una institución que día a día no hace más que robarle su dignidad, y no se los embolsique alguien en la municipalidad de lima.

Soy patriota porque no tiro desperdicios a la calle y cuando veo a alguien haciéndolo trato de explicarle que la calle es una extensión de nuestro hogar y deberíamos cuidarlas de la misma manera (tal vez hay gente que se come una mandarina y tira la cascara en el piso de su sala y espera que venga el barrendero con su hoja de palma a recogerla). Tampoco hago pichi en la calle.

Soy patriota porque cantaba el somos libres todos los lunes por la mañana en mi época escolar, hoy debo serlo menos porque no me he aprendido el nuevo himno, solo sé que mencionan a Jacob. (¿No sabías que cambiaron el himno? Claro, el de toda la vida no era lo suficientemente patriota).

Soy patriota porque voy al corso de Wong pero hago mis compras en Plaza Vea, claro, ser patriota es ser antichileno por antonomasia.

Soy patriota porque tengo mi camiseta de Perú Walon, la del Chorri!

Soy patriota porque me gustan los valsecitos criollos, el negroide y el alcatraz, los huaynos y las polcas y toco cajón.

Soy patriota porque conozco machu pichu

Soy patriota porque conozco el centro de lima más allá de los límites de la plaza de armas.

Soy patriota porque me han choreado más de una vez.

Soy patriota porque como arroz con leche con mazamorra y leche condensada. Me gusta el ceviche con arroz, el chifa y los tallarines verdes.

Soy patriota porque celebro el día de la canción criolla en vez de jalowey.

Soy patriota porque siempre voto a ganador y por el mal menor.

Soy patriota porque estoy entusiasmado con la reinauguración del Estadio Nacional, a pesar de que no me invitaron a la fiesta. Me hubiera gustado poder ir a elevar algunos canticos para desinflar el ego de nuestro 2 veces votado presidente.

Soy patriota porque confió en la justicia y en nuestro honesto y eficiente poder judicial (bue, ser patriota también te puede volver un poco huevón).

Soy patriota porque me creí el cuento de que el Perú avanza, me entusiasmé con los años de crecimiento sostenido, pensando con eso bastaba para salir de la pobreza y el subdesarrollo.

Y tu peluca, porque eres patriota?

No te olvides de poner tu bandera porque si no ya sabes dónde va a ir a parar toda tu grati!

VIVA EL PERÚ! (con voz de instructor escolar de educación cívica)


1 comentario:

Heinrich Heine dijo...

Bien hecho! Votar y colgar la bandera son derechos pero no deberes. En el Perú el patriotismo se pone medio enfermizo a veces...