Iluso él, perdió la fuente de su poder sobrehumano, la peluca. Dalila un día la cambió por un cartón de cigarros, y así llego a nuestras manos, previa coima de ley. Yo (aka El Tunche) y mi hermano gemelo de distinta madre y padre (aka El Minotauro), contamos con la pelucadesansón, la cual nos adjudica el poder y derecho divino de criticar, joder y pastrulear a quemarropa. Tú! ven y hazte acreedor de alguna mecha de la peluca, poder infinito de opinar y divagar libremente. NO LO LEASSSSS

2.11.08

Cuando la jama me pone jai

Estuve merodeando por uno de los mercados de la capital y me detuve en un puesto de pescado. Era un puesto pequeño, apartado y que exhibía tan solo 3 lenguados, una cojinova, un jurel, unas cuantas conchas (de abanico) y algunos pejerreyes. Lo que me llamó la atención fueron dos tazones metálicos llenos de lo que en unos segundos seria un suculento cebiche de pejerrey y perico. El mismo señor que atendía el puesto estaba terminando de cortar la cebolla para entregar el qupedido a un grupo de trabajadores municipales. Yo trataba de buscar la pizarra donde salga el precio del cebiche, o el plato del día, pero nada, ni siquiera había un papel cuadriculado con la lista de precios.

Al Sr. Benjamín Doy le debe haber llamado la atención nuestra presencia, fue entonces cuando nos preguntó si se nos ofrecía algo. Nos dijo que normalmente el solo vendía pescados, pero algunas veces, para salvar la venta del día... Un cebichito puede ser. Aceptamos de inmediato, sin titubear. El lugar se veía limpio, a excepción de una esponja (tipo de colchoneta) con la que limpiaba su tabla de trabajo, de todos modos daba la suficiente confianza como para no poner en riesgo nuestra salud.

Mientras nos preparaba el cebiche de pejerrey, pudimos ver una persona entrañable, un poco ido tal vez, pero con sus ideas bien firmes. Sus lentes gruesos y su mirada perdida le daban un aire místico al Sr. Doy. Era todo un personaje. Hincha acérrimo de Jesús y miembro de una congregación carismática de La Perla.
Listo. Lo sirvió en 2 platitos, y nos entrego 2 cucharas (una de plástico y una de sopa). Que tal? La verdad que estaba buenaso, en su punto de sal, bien picante, el pejerrey tierno, tal vez le faltaba un punto de frío, pero puedo dar fe que ese modesto cebichito de pejerrey del puesto mas misio del mercado estaba 10 puntos.
Cuanto le debemos maestro? 7 solcitos, pero si quieren me pueden dejar 10. Cada uno? no los dos! S/. 3.5 cada porción de cebiche, toda una ganga. Nos despedimos de nuestro amigo Benjamín, con la promesa que volcaríamos a probar su tiradito de conchitas.

Caminando de salida una sensación extraña recorría mi cuerpo. No era un problema estomacal, lo cual no hubiera sido nada extraño, era algo diferente. Sentía el cuerpo liviano, y un leve movimiento dentro del cráneo que inclusive era placentero. Luengo de unos minutos entendí. Ese cebiche me había puesto.
No era la primera vez que experimentaba dicha sensación después de comer algún tipo de alimento. Ya me había pasado antes con unas conchitas a la parrilla con mantequilla y limón, con un chocolate ahumado, y con un helado de queso azul y pecanas.
Para que un platillo te ponga en ese estado alterado creo que se deben combinar no solamente los ingredientes de lo que comes, sino también la atmósfera del lugar y el momento, y quien sabe también algún toque mágico. Y no me cabe duda, que ese momento en el mercado, fue mágico. Aunque esto parezca un poco raro, es verdad. La comida te puede poner Hi. Me ha pasado y este ha sido mi testimonio.
AMEN!!!



9 comentarios:

El Tunche dijo...

A que te refieres con que te ha puesto???
Puesto Oso como la malta polar?
Puesto feliz como Timoteo?
Puesto High como un porro?
Puesto campeon como Chiqito FLores?

Aclaramelo Mino, porque dependiendo de tu respuesta voy a visitar al sr Doy...

El Minotauro dijo...

Me refiero a un estado alterado, no llega a encajar en ninguna de tus preguntas, diria que es una mezcla entre tomarte 2 chelas y fumarte un troncho. Lo tienes que experimentar para saber, y lo paja es que no lo puedes buscar, como dije es casi un estado magico que llega.

triana dijo...

Hola Mino,
Si cabe la pregunta, a qué te indujo aquel estado alterado?.
Otra, chocolate ahumado?, primera vez que lo leo. Podrías entrar al detalle plis.

Saludos.

P.D: No vale decir que después te despertaste, eh?.

Anónimo dijo...

Para estados alterados Ayahuasca chochera!!!!

Aunque comer tambien a veces te puede hacer eyacular

es ke lector dijo...

Oe Minocabro, todo el dia hablas de comida nomas ya pues no seas abusivo.
Igual seguire leyendo.
abrazos y besos

Luciano dijo...

Cada vez me perturban más los comentarios del público... como por ejemplo esa convencida aseveración de que comer te puede hacer eyacular... ?!?!?!

Estimado Tauromino, ese "estado alterado", de casualidad estimuló algun sentido en especial o agudizó tu inteligencia o creatividad? Pregunto x los mismos motivos q el Sabio Tunche...

triana dijo...

Sin ánimo de atribuirme algo, pienso que tenemos una gran oportunidad de participar en un los pocos blogs en que nuestros comentarios no pasan por un previo tamiz. Todos aquí somos simples 'invitados', y nadie en esa calidad, debe hacer un abuso. No perdamos la oportunidad de expresarnos libremente.

Un saludo a todos.

El Minotauro dijo...

Triana el chocolate ahumado no lo vas a encontrar en una bodega junto al juguete de mota, esta dentro de otra gama de chocolates. Si te interesa metete a esta pagina y te sorprenderas. (http://www.cacaosampaka.com/castellano/bombons.htm)
Luchiano, no digo que ciertos alimentos sean psicoactivos, pero como dije la sensacion se parece a chuparte un par de chelas.

Anónimo dijo...

Hola Mino, entiendo perfectamente de lo que hablas, me ha pasado un par de veces y justo con ceviches (yo pensé q era el ají), y es buenazo saber que con otras cosas como la comida o la música =) se puede llegar a sentir esa sensacion de libertad no se tampoco como explicarlo, como cosquillitas por dentro y a la vez que flotas que eres ligero, pero por sobre todo de felicidad (exactamente como el troncho o las chelits).
Gracias por compartir!