Iluso él, perdió la fuente de su poder sobrehumano, la peluca. Dalila un día la cambió por un cartón de cigarros, y así llego a nuestras manos, previa coima de ley. Yo (aka El Tunche) y mi hermano gemelo de distinta madre y padre (aka El Minotauro), contamos con la pelucadesansón, la cual nos adjudica el poder y derecho divino de criticar, joder y pastrulear a quemarropa. Tú! ven y hazte acreedor de alguna mecha de la peluca, poder infinito de opinar y divagar libremente. NO LO LEASSSSS

30.8.10

30

Luego de bastantes años – treinta, si eres fan de cuantificar los asuntos-, llega ese momento en el cual uno coge el retrovisor para dar un vistazo a esas huellas marcadas en la arena producto del paso andado. Esta es la misma arena que por momentos enceguece y abruma al levantarse arremolinada por los vientos, comportándose como un desafiante bloque de concreto, pero que luego se apacigua mostrando su delicadeza y tamaño, como un cachorrito pegajoso.


Y valgan las paradojas (de las cuales soy un fiel y consecuente admirador), lamentablemente la vida nos presenta una virtud. Una virtud en si misma, sin ningún accesorio más que su propia cualidad de ser; y esta es su propia originalidad.. Entendiendo yo, caprichosamente, la originalidad de la vida como la situación que solo presenta un inicio. No hay ensayos ni pruebas, no hay retrocesos ni fastforwards. Y allí radica la eterna dualidad de la tragedia/belleza vital. No hay planos, no hay puertas de escape, no hay manual ni menos entrenadores. Te puedes esconder bajo la cama o bajo una mascara, pero la vida siempre te atrapa; menuda cazadora.

Siempre divagué, como supongo lo hacen todos, viéndome alcanzar el temido tres-cero. Y de nuevo, como todos, supongo (creo que mejor sería decir: espero) que pocos encuentran similitud entre el adolescente jugueteo mental con la situación real. Pero no pretendo facilitar la entrada a la llamada ¨crisis¨ haciendo sumas y restas, jugando a ¨detecta la diferencia¨ entre lo soñado y lo vivido. No lo haré, y no con un afán de autoprotección –que de malo no tendría nada- sino porque nunca logré crear un constructo mas o menos formado de mi vida a los treinta. Mi personalidad es así, y mi mente, no ajena a ella, decidió dejar que esta paradoja vital quede libre y prístina, para que la disfrute al llegar. Todo será original, a veces sorprendiendo, a veces amargando, pero siempre con esta virtud reluciente. Para las mentes aventureras es un viaje ideal, para las mentes más taimadas es un viaje de terror…

Tengo treinta y aún no tengo claro en cual de los dos grupos mi cabeza se alineó.

6 comentarios:

sathya dijo...

tienes 30 (ya te saludé por fb ah?) y este es el relato más complejo que he leído en mucho tiempo. baaaaarbaro.

El Tunche dijo...

jaja
gracias por el saludo!

30 coño, 30...
un beso!

Anónimo dijo...

>feliz cumple tunchesito
Eres la persona mas buena del mundo (y el mas churro) , te queremos aqui muchisimo!

El Tunche dijo...

Gracias

pero donde es ¨aquí¨? jeje

Anónimo dijo...

aqui abajo!

Moss dijo...

happy b-day! espero la hayas pasado bien... bss