Iluso él, perdió la fuente de su poder sobrehumano, la peluca. Dalila un día la cambió por un cartón de cigarros, y así llego a nuestras manos, previa coima de ley. Yo (aka El Tunche) y mi hermano gemelo de distinta madre y padre (aka El Minotauro), contamos con la pelucadesansón, la cual nos adjudica el poder y derecho divino de criticar, joder y pastrulear a quemarropa. Tú! ven y hazte acreedor de alguna mecha de la peluca, poder infinito de opinar y divagar libremente. NO LO LEASSSSS

26.8.10

Matar a la caprese

El tomate, la albahaca, el queso mozarela y el aceite de oliva han nacido para estar juntos. No creo que exista mejor conjunción de productos que esta. Son productos que se juntan naturalmente y dan forma a la famosísima ensalada caprese (de capri, en Italia, que además por sus colores evoca a su bandera), y no es otra cosa que una pizza margarita cruda y sin masa. Esta ensalada se popularizó a finales de los 80´s, o por lo menos así lo hizo en mi mundo interno. Apareció en la mesa de mi casa y en la de mis tías. También la comencé a ver en algunos restaurantes a los que asistía. Se presentaba como una interesante, moderna, fresca y novedosa alternativa a la clásica ensalada de lechuga y tomate (a veces con cebolla, a veces con pepino, a veces con rabanitos). Le daba un toque “chick” a los aburridos almuerzos de pollo al horno, pescado frito o frejoles con arroz. Era una opción bastante buena ante la monotonía del momento, pero eso no duraría mucho tiempo. Era tal el éxito de la ensaladita esta que dejó de ser una novedad para convertirse en costumbre y finalmente en la ensalada de cabecera. Yo pedía con clamor el regreso de la lechuga, pero no me hacían caso. Fue luego de meses y meses de tal saturación que la llegué a odiar. Se convirtió en un sabor tan convencional que perdió todo su encanto. El odio no duro mucho tiempo, aunque después las cosas nunca volvieron a ser iguales. Mi relación con la caprese se había vuelto fría y distante, casi indiferente. Y así hasta el día de hoy. Ya no la busco, y casi nunca la como cuando me la ponen enfrente. Algunas veces me saca de apuros y me sirve para salvar una comida y quedar satisfecho. Aunque en su forma pura ya no la puedo comer, siempre debo matizarla con unas gotas de limon, o aceto, orégano, comino o alguna trampita que encuentre a la mano. Lo que sí debo reconocer es que esta ensalada le abrió las puertas a una recata fila de otras ensaladas. Nos enseñó que podían existir otras combinaciones de verduras más allá de la lechuga y el tomate. Podría decir que fue la Gastón Acurio de las ensaladas. Además su éxito lo extrapoló al universo los sánguches, colocándose en el trono de las mesas de cumpleaños y dejando al triple, al de pollo y al de huevo entre los plebeyos. A mí jamás me verán tocar uno de esos planos y redondos sanguchitos, que además al cabo de un tiempo se humedecen con el tomate y quedan todos pastosos. Le tengo mucho recelo y soy muy cauto frente a ella. Prácticamente la he pasado por encima aunque su maravillosa combinación de ingredientes no puede ser desmerecida. Todavía me deleito con la pizza margarita, con unos buenos tallarines a la checa, o una lasaña, pero ya nunca en crudo como ensalada.

Mi teoría es la siguiente: La caprese ya fue! Ya cumplió su misión, ya nos llenó de alegrías y regocijo, pero ya fue. Ya es momento de su jubilación y de dejar el camino libre a la modernidad de las ensaladas. Nos acordaremos de ella y le rendiremos homenaje, le haremos muchas estatuas en las ciudades y la pondremos en un museo, pero ya nunca jamás de los jamases sobre la mesa o dentro de un pan. Saquemos a la caprese de nuestra dieta y revelémonos por un futuro promisorio de buen comer. Que el tomate, la albahaca, el queso mozarela y el aceite de oliva nos sorprendan con nuevas propuestas, pero nunca más en un plato de ensalada.

Apoyen la causa uniéndose a nuestro grupo en FB: http://www.facebook.com/home.php?#!/group.php?gid=126091827438045


7 comentarios:

Vitaly dijo...

NOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!
PELUCA!!!!!!!
despotismo Culinario!!!!!!!!
totalitarismo alimenticio peluca!!!!!!
Con que derecho??...digo yo.....
Debo enfatizar el hecho de que me encuentro en el mismo casillero de consumidores que tu en este momento de mi vida. Ya la disfrute.....ya me lleno los ojos...ya me hizo sentir sofisticado por comer una ensalada sin lechuga en su momento.....
pero mi pregunta "con que derecho" se refiere a generaciones futuras.....con que derecho queremos extirpar de su aventura culinaria esta maravillosa experiencia por la que ambos pasamos...(y miles mas seguro).....por que dejariamos a tantos sin la posibilidad de recorrer el camino que lleva a la conclusion.......porque tan importante como la concluson, son tambien las alegrias y satisfacciones que tuvo el camino.
Creoq ue le estas echando tierra de manera apurada a algo que tiene vida......todavia.
seri como querer retirar ya al chino recoba......cuando le falta tanta magia por repartir con la gloriosa crema...jajajajajajaj
grande peluca como siempre..
gracias por el rato ameno!!
abrazo peluquero

sathya dijo...

discúlpame, cholo, pero a mi me sigue gustando miiiil.

El Tunche dijo...

Me cagaste Mino. Yo todavia me sentía recotra chic comiendo mi caprese antes de mi arroz con pollo.
Ahora solo me siento huachafo.
Me auno a la causa (que comeré antes del arroz con pollo. Pero la causa no es chic) y evitare esos sanguchitos pastosos de matris y babyshowers.

El Minotauro dijo...

Las generaciones venideras no se merecen esta caduca ensalada. Seria como que pedirle a Chemo que lo contrate a Reymuñoz, ya lo dije de la manera más despótica que pude, ya fue, ya cumplió. Sathya, yo te disculpo, pero créeme q aunque todavía te guste te estas haciendo un daño culinario, te pareces al memorable personaje de Francella Enrique el antiguo. La caprese está en blanco y negro.

San dijo...

en total desacurdo mino. que seria de la cocina sino tuviera memoria??
se respeta tu movida, pero yo disfruto mi rico caprese que ademas de ser fachero, es recontra saludable.

LARGA VIDA A LA CAPRESE
;)

salado dijo...

Larga vida a la Caprese y en Sanguche aun mas!!!

Mas bien puedes pasar a jubilar a las "Cesars", eso si que es aburrido.

El Minotauro dijo...

Cesars? todavía existe esa ensalada? ya fue hace ratón. Aunque si debo confesar que en su momento fui un hincha acérrimo, mas que por sus ingredientes (sólo lechuga) por su aliño. allí si había magia, donde se unían las anchoas con las yemas de y el queso parmesano resultando finalmente una exquisitez, quien diría.